por Tintamaldita

Reflexiones de una artista

“El ser humano descubre paulatinamente con asombro que tiene las mismas vísceras que sus semejantes, así como descubre (o se resiste a descubrir) que su vida personal se teje sobre un trasfondo común a todos los seres humanos”

Jose Begler, 1964.

Todo tan efímero, con sus sentidos de existencia que aun no comprendo. Acepto, pero no entiendo, cuando se supera ese umbral de dolor y lo dañino para cualquier ser humano. En mi país hay un inconsciente colectivo demarcado por un contexto muy complejo y violento. Violencia hija del no querer apropiar nuestro mestizaje y la diversidad de culturas que nos constituye, de no vivir bajo la alegría de nuestra vida heterogénea, nuestra naturaleza diversa. Violencia como una respuesta a aquello que no corresponde, pero no a nosotros, sino al sistema.

El miedo a decolonizarse, el miedo a dejar de ser “uno más”, el miedo a volvernos fuertes desde lo que ya somos. Violencia, palabra que requiere de muchas definiciones a partir de cualquier contexto, se implementó a nuestra naturaleza, así como se nos implementó un cerebro para cuestionar, para vivir, no sólo sobrevivir. Violencia, ¿Por qué eres tan recurrente en todos nosotros? ¿Cuál es tu sentido de existencia? Violencia, siempre serás uno de nuestros focos de cuestionamiento más grande, connotas una persistente reflexión frente a nuestra naturaleza, tal vez por tu recurrencia.

Hoy, jueves 19 de noviembre de 2015, se inventaron un acuerdo de seis países para declarar guerra contra el Estado Islámico (ISIS). Hoy se inventaron el nombre de un acontecimiento: Tercera Guerra Mundial. Hoy he llorado, hoy tuve dolor de cabeza, hoy sentí nostalgia universal. Hoy apropié que el mundo, el planeta Tierra, es enteramente mío, así como enteramente de todos. Todos nacimos, viviremos y moriremos aquí. O tal vez a una distancia increíblemente diminuta de aquí. El cosmos nos regaló el poder de vivir en un espacio-tiempo determinado, el cual me brinda exactamente eso, una vida en un espacio-tiempo determinado. ¿Azar? ¿Destino? No me interesa.

María Isabel Salgado
Estudiante de Psicología VI semestre y Artes Escénicas IV semestre
maria.salgado@javeriana.edu.co

*Publicado en Revista PSIKÉ Vol. 14 Núm. 1, 2016